Una frase 2

Nunca subestimes a un pelotudo carismático! porque con su carisma pueden llevar a un grupo de gente a ejecutar sus ideas pelotudas… OJO!

Anuncios

El malestar

Muchas veces, la gente en su afán de estar mal, eleva sus malestares dándole importancia a temas que en realidad no las tienen. Es muy común escuchar a alguien estar mal  porque no puede cambiar el auto, o porque el dolar subió, o porque no le dan el crédito, o no le suben el sueldo, etc etc. El problema de estas personas es que no se están dando cuenta de que sus problemas no son nada! son problemas de “alto nivel”… Los verdaderos problemas son los relacionados a las necesidades básicas. El que se pone mal por el auto, evidentemente nunca le paso de no poder cagar! eso es un problema! pregúntele a alguien que lleve meses con el culo negado que opina de sacar un crédito! NO LE IMPORTA SEÑORES! la insatisfacción de necesidades básicas obnubila al afectado impidiéndole disfrutar del resto del abanico de posibilidades de malestares! el que no puede dormir porque tiene 2 hijos que no lo dejan dormir por semanas, no esta preocupado por el porcentaje de aumento que se viene este mes. a el solo le importa dormir 11 horas seguidas como a cualquier mortal coherente.

Entonces señores y como para terminar…
NO MALGASTE SU MALESTAR! guárdelo! hagamos un buen uso de el. Ya va a tener tiempo de estar mal cuando se le inflame la próstata y no pueda orinar

Saludos cordiales

una frase…

Quería escribir estas simples lineas para dejar una frase….

“nunca hay que juzgar a alguien por su cara de pelotudo, tomate el tiempo para conocerlo, y comprobar que seguramente es un pelotudo, y de ultima lo juzgas después”

Espero que les haya servido….

 

 

 

 

 

 

Personajes típicos del tránsito menduco

El otro día salí del laburo y mientras iba a mi casa me puse a observar cómo manejamos los mendocinos. Descubrí que manejamos bastante mal, pero seguí durante una semana con mi investigación y encontré algunos patrones de comportamiento. A continuación, los resultados de mi trabajo:

El tachero apurado

No importa lo que pase, el tachero siempre está apurado, él te va a decir que no, que se lo toma con calma, pero a la primera que ve un hueco para meter el auto e ir más rápido se manda sin importarle un carajo violar 146 normas de tránsito a la vez y descolgar seis espejos laterales de los autos estacionados. Además, y aunque no venga al caso, el taxi tiene eso del misterio de cómo se cobra, si es por metros recorridos, si es por tiempo, si es por peso del pasajero, si es por la cantidad de pozos de las calles, si es por el estado de ánimo del taxista…andá a saber.

Los motopisteros

Que tipos estos…fueron a la casa de motos, se compraron la moto mas rasca y ni bien llegaron a su casa le sacaron el silenciador del escape, le cambian el foco delantero por un led de esos para reconocer billetes truchos, le clavaron unas luces del arbolito abajo y le cortaron media vuelta al espiral de atrás. El resultado es una poronga multicolor que hace un ruido muy molesto y que anda, como mucho, a 70 km/h. Pero como si eso fuera poco, andan como un malón de indios: de a muchos, metiendo mucho ruido y jodiendo la vida del resto de la gente.

El micrero mala leche

Este especimen va con el ómnibus por el medio de una calle que de pedo tiene dos carriles y cuando frena para subir pasajeros deja el culo del micro afuera para que no lo pases o si lo vas pasando te va tirando el micro encima…y guai con que lo pases, porque tenés al bondi desde Corralitos hasta acá (donde quiera que “acá” sea) besándote el culo del auto.

El ciclista sin ley

Bueno, qué decir de estos pelotudos… creen que porque no les hacen rendir el carnet de conducir no tienen que respetar las normas de tránsito, pasan en rojo siempre, se cagan en las sendas peatonales, circulan por las veredas a quichicientos por hora impunemente y, como si eso fuera poco cuando circulan por la calle van haciendo slalom entre los autos con los auriculares puestos, cosa de no escuchar una puta sirena, bocina o grito de “¡guarda que te atropellan, choto!”

Los bocineadores seriales

Semáforo todavía en rojo: Pip!, mina linda: Pip!, fila de autos: Pip!, fila de autos, dos segundos después: Pip!, ve un travesti: Pip!, Marta preparame la cena: Pip!. A todo le clava el Pip! Es un insoportable de la bocina, en la revisión técnica obligatoria deberían hacerle no solo el grabado de cristales, sino ponerle la bocina en el parante de la puerta del conductor, a ver si le afloja un poquito.

El peatón 3G

Camina sin sacar la vista del teléfono y es capaz de recorrer la ciudad así, (porque va viendo el GPS), va con los auriculares puestos como el pavo de la bicicleta, va tropezándose a cada rato y chocándose con la gente por doquier. Cruza manifestaciones sin enterarse, está en su mundo virtual perdiéndose del real…después se pregunta por qué no la pone.

El señor de la boina

Mi viejo me dio tres consejos cuando empecé a manejar:

  1. Manejá como si los que van alrededor no supieran hacerlo.
  2. Manejar despacio no es manejar bien. Manejar rápido tampoco.
  3. Si ves un viejo con boina al volante, alejate.

No me pregunten que puta tiene que ver la boina con manejar mal pero los viejos con boina manejan como el orto, sin excepción.

El gil del tunning

Se cree re copado porque le ha puesto turbo, escape, alerón, neones, faros de encandilar, llantas, pintura, plotter, etcétera, etcétera a un… lean bien… FIAT 128. Se ha gastado mas guita en pelotudeces que en el auto. Para colmo, igual que los motorratones de marte de más arriba, se creen Schumi y andan pisteando por todos lados. Hacenos un favor y dejá de picarle a los R12, ya sabemos que le ganás. Si te crees copado juntá guita, armate un auto sólo para eso y andá a competir como hacen los hombres, gil.

El camión repartidor

Me paro donde se me canta el orto porque tengo un camión hecho bosta que no me importaría apoyar en tu auto. Tocame toda la bocina que quieras, acá me voy a quedar hasta que mi compañero termine de descargar 300 packs de gaseosas, los lleve al kioskito, los cobre y vuelva. Todo él solo, porque yo soy chofer y manejo…y si no te gusta andá a ayudarle, así termina más rápido.

El del carnet nuevito

Se nota mucho, posta, que es la tercera vez que manejás, asi que te voy a dar algunos consejos:

  1. Si sentís que el auto está haciendo un ruido fuerte como que los pistones le van a salir por el escape, es porque tenés que poner segunda.
  2. esa no es la segunda, esa es cuarta, la segunda está más acá.
  3. ¡Pero sin dejar de mirar para adelante!
  4. Frená en un lugar seguro, apagá el auto, sacá el teléfono, buscá en youtube el video “Soy tu padre” y prestá mucha atención.

Espero que no encajes en ninguna de las categorías antes mencionadas, y sino descargate la bronca comentando acerca de otros especímenes que te den fastidien a vos.

El menduco y la lluvia

Bicho raro el mendocino bajo la lluvia, es al pedo, no estamos acostumbrados. Acá o cae piedra del tamaño de melones de Lavalle o caen tres gotas locas como para hacerte descolgar la ropa al pedo.

Un día entero lloviendo y no sabemos que puta hacer, se pone tan húmedo el ambiente que nos sentimos mas pegajosos que una factura con dulce de membrillo y las chicas tienen un frizz que parecen el joven manos de tijeras.

Mendoza no está preparada para que llueva, y no solo hablo de la ciudad, hablo de la gente. ¿Cuántos de ustedes, los que hace poco ya no viven con los viejos, tienen un paraguas en su casa? Me atrevo a decir que casi ninguno, y el que lo tiene es porque o bien se mojó demasiado la vez anterior o bien se lo regaló la madre porque pobrecito el nene.

Además somos tan pavos que, como si fuera poco tener las veredas con esas baldosas lustradas, se nos ocurre salir de la casa en…lean bien…OJOTAS!. Nada peor que caminar con ojotas en las veredas mojadas, parecemos los rusos esos que se quieren hacer los capos en los lagos congelados y se parten la mollera contra el hielo.

Ni que decir de la falta de entrenamiento para esquivar las baldosas con madre…si, esas que están flojas, las pisas, te escupen y a vos te sale un “la connncha de tu madre!”, el mismo insulto que usás cuando, estando al borde de la calle, pasa un pelotudo en un R12 con alerón (cosa mas fiera no se ha visto), pisa el charco y te hace un baño de lodo express, al mejor estilo spa, pero con un toque lasherino.

Acequias que se rebalsan, paradas de bondi sin techito, viejas con paraguas caminando por la parte seca de la vereda, pelados con cara de “Ayyy”, choques chotos, ciclistas con la espalda mojada, bondis mugrientazos, aludes en alta montaña, perros que parecen una mopa… ahhh… no hay vuelta que darle: no estamos preparados.